logo

Camaras de fotos para gente sin hogar, ¿para qué?

(Recuperamos este post de la anterior web)

Cuando hace un año entré como voluntario en el Albergue San Martín de Porres para personas sin hogar, pensaba: “¿Qué puedo hacer yo como fotógrafo por esta gente? A estos lo que menos falta les hace es alguien que les maree con las fotitos”.

Casualidades de la vida, al poco tiempo llegó una voluntaria al albergue con una idea entre manos: organizar una acción con/para las personas sin hogar, de manera que ellos fuesen los principales protagonistas. Una cosa llevó a la otra y surgió la idea: “¿Porqué no hacer un concurso de fotografía donde sean ellos los que nos muestren su visión de las personas sin hogar?” La idea se fue perfilando poco a poco, hasta tomar decisiones importantes como la que abandera el concurso: que la temática sea el “sinhogarismo” desde un punto de vista positivo, mostrando a aquellas personas que luchan por tomar las riendas de su vida y seguir adelante. Es difícil evitar los dramatismos, lo sabemos, pero no imposible.

Tara Biart, impulsora del proyecto, conversa con un usuario del albergue.

Un año después (la semana pasada), con el apoyo económico/material de Adecco España, Canon España, la escuela de fotografía EFTI y la Fundación San Martín de Porres, y con el trabajo de un equipo (¡equipazo!) de 6 personas, vio la luz el proyecto “Seguir Adelante“: un concurso fotográfico en Madrid donde cualquier beneficiario de entidades de carácter social de la ciudad (albergues, comedores sociales, centros de salud mental, etc…) podrán participar mediante un sistema de alquiler gratuito de cámaras que gestionará la propia fundación.

Las marcas que participamos en el proyecto

 

Parte del equipo (de izq. a der.): Balvinder Singh, Israel Terrones, Tara Biart y Juan David Fuertes

Esta es mi experiencia.

Cuando llegas a un albergue para personas sin hogar, lo haces con ciertas ideas preconcebidas: “pobre gente”, “necesitan de mi ayuda”, “estarán tristes y desamparados”, etc… Son estereotipos que no tardan mucho en romperse por sí solos cuando pasas dos jornadas con ellos. Uno piensa que va allí a aportar, a ayudar, a dar o que uno sabe hacer… y lo consigues, pero después de un tiempo descubres que son ellos los que de un modo u otro te ayudan a ti.
No es un tópico sensiblero, es una realidad: rompes con ideas preconcebidas, descubres a personas muy interesantes a quienes la vida les ha jugado una mala pasada, cambias la forma de ver tu vida y a las personas y algo que está muy de moda últimamente y que aún así pasamos por alto, aprendes a valorar las cosas que de verdad importan.
Y todo eso te lo enseñan personas que no tienen más que lo que les cabe en una mochila.

No me quiero enrollar, lo que os quiero contar es la sorpresa que me he llevado al comprobar cómo este concurso y la fotografía en general se ha mostrado como un elemento motivador y, en muchos casos, inspirador para estas personas que lo único que buscan es tener la oportunidad de demostrar lo que valen.

El pasado sábado, y este mismo miércoles impartí un taller de fotografía en Madrid donde los casi 60 participantes eran personas provenientes de comedores sociales, albergues y otras entidades que estaban interesados en aprender, en hacer algo diferente y expresarse a través de la fotografía. La idea no era convertirlos en fotógrafos profesionales, ni que adquiriesen una técnica inmejorable, no. Lo que pretendíamos con este taller era que se descubriesen a sí mismos como fotógrafos, que vieran que con un poquito de creatividad y ganas, pueden llegar a hacer fotos increíbles, que se sintiesen capaces de salir ahí fuera con una cámara y mostrar al mundo su realidad y lo más importante: queríamos darles VOZ.

Usuarios del albergue y trabajadores de Adecco en el taller de fotografía

Impartiendo el taller

Más que un taller de fotografía, fue un taller de motivación donde los pilares fundamentales fueron:

– Todos podemos ser creativos con una cámara en la mano, no dejes que nadie te diga lo contrario.

– La foto la haces tú, no la cámara: que la calidad del aparato no te limite creativamente.

– Haz fotos, fotos y más fotos. Mira las fotos de los demás y vuelve a mirar. Así se aprende a hacer fotos.

– Que tus fotografías cambien la forma en que las personas ven el “sinhogarismo”.

Fue alucinante la cantidad de preguntas que hicieron en relación a la fotografía, era como algo que tuviesen dentro y por primera vez viesen la oportunidad de desarrollarlo, ¡ojalá todo el mundo mostrase siempre tanto interés por las cosas!

Hemos creado el contexto, les vamos a dar las herramientas (cámaras) y por primera vez en mucho tiempo no van a ser ellos los fotografiados, sino que van a ser sus miradas las que nos van a mostrar a través de la fotografía cómo es la vida de una persona con muy pocos recursos, pero que lucha día a día por seguir adelante.

Dos usuarios del albergue durante el marathon fotográfico posterior al taller

Los usuarios del albergue conversan y comparten su experiencia después de una jornada de fotos.

Os aseguro que los primeros resultados están siendo muy positivos.

Si queréis, podéis seguir la evolución del proyecto en:

FACEBOOK: Página Seguir Adelante

TWITTER: SEGUIRADELANTE_

WEB: www.seguiradelante.es

Y si te gusta este artículo y crees que puede ser interesante, ¡compártelo!

¡Gracias!

  • Share

One Response

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *