logo

Sobre mí

info-image

Juan David Fuertes García no nació con una cámara bajo el brazo, ni tuvo un padre que le regalara su vieja Leica… no: siempre quiso ser Indiana Jones.
La auténtica singladura de este señor en el mundo de la imagen comenzó en el año 2002, cuando decide que lo suyo es el “faranduleo artístico” y se matricula en la licenciatura de Comunicación Audiovisual. En 2005 tiene su primer contacto con el mundo de la fotografía profesional y trabaja durante 6 meses en una beca como fotógrafo de la agencia de modelos Vogue-de-moda. Para disgusto suyo, las modelos tenían una media de 12 años, era fotógrafo de modelos infantiles, para alegría de su jefe, la beca era no era remunerada.
Como todos los que estudian audiovisuales para ser directores de cine, escribe y dirige su primer cortometraje titulado Con una enorme sonrisa que, por estas cosas extrañas que tiene la vida, ganaría diversos premios, entre ellos el premio nacional de cortometrajes Valencia Crea 2006.
Fue el primer corto que dirigió… y también el último.

En 2006, un productor cazatalentos cuyas habilidades para la caza quedarían en entredicho desde ese día, le ofrece una beca en la productora valenciana Malvarrosa Media, que se alargaría hasta 2007. Durante este periodo trabajó como creativo y guionista en el departamento de creación de contenidos. Por supuesto, la beca fue no remunerada.
Más tarde trabajó dentro del departamento de cámara y fotografía en diversas producciones cinematográficas valencianas, donde tuvo sus primeros escarceos profesionales con el mundo de la imagen.
En 2007 termina la licenciatura como sus otros 60 compañeros y, ante la avalancha de ofertas laborales enormemente remuneradas que ofrecía el sector audiovisual valenciano (busque “ironía”), decide estudiar un año más y recibe una beca de la Fundación para la Investigación Audiovisual para estudiar un master de guión cinematográfico.

Acabado el master y cargado con más ganas que herramientas para escribir el guión que lo encumbraría a lo más alto de la meca del cine español, sale de nuevo al mismo mercado cargado de ofertas de trabajo, ahora aderezado con un ingrediente que le facilitó aún más si cabe su inserción en el mercado laboral, la crisis, lo que propició que se buscase la vida profesionalizando otro de sus hobbies: la fotografía.

Desde 2011 reside en Madrid, ha fotografiado todo lo fotografiable y ha descubierto que, a pesar de que no fotografiará el catálogo de Victoria Secret y de que para hacerse millonario con la fotografía debería vivir 27 vidas más, esta es una profesión que le apasiona.

Por caprichos del destino que es mejor olvidar, en 2014 se introduce en el mundo del postureo gastronómico madrileño y comienza a plantearse la posibilidad de que fotografiar comida puede ser una buena forma de ganarse la vida… y de zampar por la cara de vez en cuando. Finalmente, en 2016 cumple su sueño de endeudarse para asistir a un curso de fotografía publicitaria en la escuela EFTI, y se convence de que su futuro fotográfico está en la gastronomía y la publicidad…y de que todavía tiene mucho que aprender.

Es entonces cuando, entre foto y foto, descubre que su frase favorita es “Nunca te quedes parado, el movimiento genera movimiento”

Y la aventura continúa…